DESCUBRE EN QUE CONSISTE EL TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA


En este artículo vamos a hablarte del trastorno de ansiedad generalizada, un problema psicológico muy habitual en nuestra sociedad. 

 

Vamos a contarte cuales son los síntomas de este trastorno para que así puedas identificarlo fácilmente.

 

También vamos a decirte que puedes hacer si percibes que estás atravesando por esta dificultad psicológica. 

UN PROBLEMA EMOCIONAL CADA VEZ MÁS FRECUENTE

 

Como seguramente ya conocerás los problemas o “trastornos” de ansiedad cada vez son más frecuentes en nuestra sociedad.

Vivimos en un contexto muchas veces frenético en el que sentimos que tenemos que ir corriendo a todas partes y cumplir con múltiples tareas y exigencias.

Nos pasamos el día en internet, en las redes sociales y eso muchas veces hace que tengamos una imagen desproporcionada de lo que supuestamente debería de ser nuestra vida.

Todo en el mundo digital parece maravilloso e, inconscientemente, cuando nos comparamos con ello muchas veces sentimos que no somos suficientes.

Las relaciones sociales cada vez son más frágiles y vivimos conectándonos y desconectándonos emocionalmente de las personas con una rapidez desorbitada y esta forma de relacionarnos hace que estemos siempre preocupados por la posibilidad de que las personas a nuestro alrededor se distancien de nosotros.

Desde prácticamente todas partes se nos lanza el mensaje de que hay que ser positivos y mirar el lado bueno de las cosas. La tristeza y el malestar emocional cada vez están menos permitidos y eso nos lleva a reprimir dichas emociones para así no sentirnos juzgados ni por nosotros mismos ni por los demás, “tenemos que ser fuertes”.

Todos estos aspectos sociales y culturales, entre otros personales, están influyendo mucho sobre nuestra salud emocional y según apuntan los datos parece que de una forma no especialmente positiva.

Antes del estallido de la pandemia del Covid 19 diferentes estudios ya mostraban una preocupante tendencia al alza de problemas y trastornos emocionales como la depresión y la ansiedad y, como difícilmente podía ser de otra forma, la aparición de dicha pandemia no ha hecho más que confirmar y reforzar esta tendencia.

En este sentido, la última encuesta de Salud Mental realizada en España por el CIS este mismo año 2021 con una muestra de más de 3000 personas adultas arroja datos tan significativos como preocupantes.

Entre los datos más llamativos encontramos que el 24,5% de los encuestados manifestaron sentir una elevada preocupación por muchas cosas que eran incapaces de controlar, un 22,1% sufría inquietud, agobio y estrés  y un 15,7% decían sentir mucha ansiedad o miedo.

Así mismo, a través de diferentes pruebas psicológicas se llevó a cabo una evaluación de posibles casos de depresión y ansiedad en los encuestados y los datos revelaron que el 19,6% cumplía con los criterios diagnósticos del trastorno de ansiedad generalizada.

Además este estudio también reveló que se había producido un incremento aproximadamente del doble en la prescripción y consumo de psicofármacos respecto a tiempos anteriores al estallido de la pandemia, y que el 77,1% de los tratamientos prescritos seguían manteniéndose en la actualidad.

Podría parecer entonces que la gran prevalencia de los problemas de ansiedad y más concretamente del “trastorno de ansiedad generalizada” es consecuencia de la pandemia del Covid – 19 pero nada más lejos de la realidad.

Como decíamos antes, aunque este hecho haya supuesto un incremento significativo de casos, la tendencia y presencia de esta dificultad emocional en la población ya era preocupante antes.

Por eso en este artículo queremos ayudarte a entender en que consiste el “trastorno de ansiedad generalizada”, cuáles son sus síntomas y que es recomendable hacer en estos casos para que así, si tu o una persona cercana a ti está a travesando por esta dificultad, puedas identificarla con facilidad y saber cómo comenzar a ponerle solución.

 

SÍNTOMAS DEL TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA


 

Lo primero que es importante que conozcas es que para evaluar si una persona sufre o no un trastorno de ansiedad generalizada, o cualquier otra dificultad psicológica o emocional, se toman como referencia los dos principales manuales o clasificaciones diagnósticas aceptadas por la comunidad científica internacional que son el DSM-V y el CIE-11.

Es fundamental que tengas en cuenta que lo que hacen estos manuales es “únicamente” agrupar una serie de síntomas para así establecer un diagnóstico y que, aunque esto pueda resultar en cierta medida útil para poner nombre a lo que nos ocurre, lo fundamental siempre es no quedarse en una simple etiqueta sino analizar en cada caso cuales son las causas de la problemática específica que se está sufriendo.

Es decir, que lo importante siempre es el “porqué” se tienen ese malestar (ansiedad en este caso) más que el “que diagnóstico” ya que esto únicamente sirve para que los profesionales de la salud podamos entendernos fácilmente entre nosotros.

Una vez aclarado esto, vamos a ver cuáles son los síntomas característicos del trastorno de ansiedad generalizada recogidos en el DSM-V.

1. Ansiedad y preocupación excesiva (anticipación aprensiva), que se produce durante más días de los que ha estado ausente durante un mínimo de seis meses, en relación con diversos sucesos o actividades (como en la actividad laboral o escolar).

2. Al individuo le es difícil controlar la preocupación.

3. La ansiedad y la preocupación se asocian a tres (o más) de los seis síntomas siguientes (y al menos algunos síntomas han estado presentes durante más días de los que han estado ausentes durante los últimos seis meses)

  • Inquietud o sensación de estar atrapado o con los nervios de punta.
  • Fácilmente fatigado.
  • Dificultad para concentrarse o quedarse con la mente en blanco.
  • Irritabilidad
  • Tensión muscular.
  • Problemas de sueño (dificultad para dormirse o para continuar durmiendo, o sueño inquieto e insatisfactorio).

4. La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

5. La alteración no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento) ni a otra afección médica (p. ej., hipertiroidismo).

6. La alteración no se explica mejor por otro trastorno mental (p. ej., ansiedad o preocupación de tener ataques de pánico en el trastorno de pánico, valoración negativa en el trastorno de ansiedad social [fobia social], contaminación u otras obsesiones en el trastorno obsesivo-compulsivo, separación de las figuras de apego en el trastorno de ansiedad por separación, recuerdo de sucesos traumáticos en el trastorno de estrés postraumático, aumento de peso en la anorexia nerviosa, dolencias físicas en el trastorno de síntomas somáticos, percepción de imperfecciones en el trastorno dismórfico corporal, tener una enfermedad grave en el trastorno de ansiedad por enfermedad, o el contenido de creencias delirantes en la esquizofrenia o el trastorno delirante.

Como habrás podido ver en base a estos criterios diagnósticos la característica fundamental del trastorno de ansiedad generalizada es un estado de preocupación y angustia prácticamente permanente que se manifiesta en los diferentes contextos de la persona.

Además, este estado de tensión permanente tiene también sus manifestaciones en el estado físico llegando muchas veces a producir somatizaciones. Si quieres conocer más acerca de este punto te recomendamos que mires el siguiente artículo de nuestro blog donde te detallamos cuales son las manifestaciones físicas de la ansiedad más frecuentes.

Una vez ya conoces cuales son los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada y sus principales manifestaciones, ¿crees que en algún momento de tu vida has podido sufrir este problema?, ¿es posible que alguien a tu alrededor cumpla con estos criterios?.

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es afirmativa seguramente te preguntarás que puedes hacer para comenzar a solucionar esta dificultad emocional. Para tratar de ayudarte con ello vamos a explicarte que es recomendable hacer en este tipo de situaciones.

 

QUE PUEDO HACER SI CREO QUE TENGO UN TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA


 

Si te sientes identificado con los síntomas característicos del trastorno de ansiedad generalizada y crees que puedes estar sufriendo este problema lo más recomendable es que acudas a un psicólogo especialista que pueda valorar en detalle tu situación y orientarte en la necesidad o no de comenzar un proceso de psicoterapia que te ayude a dejar atrás esta dificultad.

Aunque esto sea lo más recomendable sabemos que muchas veces no es fácil dar el paso y que acudir a consulta de un profesional puede resultar angustiante o dar cierto miedo. Por este motivo es muy natural que de forma general tenga que pasar cierto tiempo hasta que uno toma la decisión de acudir al especialista.

Si te encuentras en esta situación y no te sientes muy seguro/a de querer acudir, al menos de momento, a ningún profesional, también puedes comenzar a intentar gestionar tu estado de ansiedad a través de diferentes estrategias.

Alguno de los recursos o estrategias que puedes utilizar para intentar mejorar tu estado emocional son:

  • Comenzar a hacer deporte o alguna actividad física como caminar.
  • Buscar un momento del día adecuado para sentarte a escribir como te sientes y porqué crees que te sientes así. Esto puede ayudarte a comenzar a ordenar tus emociones y pensamientos.
  • Practicar mindfulness o yoga para rebajar la tensión física acumulada y reducir el ruido mental.
  • Hablar con un amigo, familiar o persona de confianza y contarte como te sientes y que crees que puede estar afectándote. Es importante que la persona a la que acudas sepas que puede tener una escucha empática con tu dificultad y que no va a juzgarte.
  • Buscar actividades de ocio de las que disfrutes y comenzar a realizarlas.

Estas son estrategias que pueden ayudarte a aliviar tu estado de ansiedad y que por lo tanto pueden serte útiles (y por eso las compartimos contigo).

Sin embargo sí que es importante que tengas claro que estas estrategias tienen un efecto muy superficial y podemos decir que funcionan a modo de “ibuprofeno”.

Es decir, son recursos útiles para rebajar tu ansiedad momentáneamente y así calmar el malestar emocional durante un tiempo.

Pero son estrategias que no abordan las causas de fondo que están generando tu ansiedad y por lo tanto no solucionan el problema de raíz.

Por eso insistimos en que lo más recomendable si quieres comenzar a solucionar esta dificultad de forma definitiva, es comenzar un proceso de psicoterapia que te ayude a entender cuáles son las causas específicas que están provocando tu estado de ansiedad para que así puedas ponerle solución de una forma real.

Esperamos que esta entrada en nuestro blog te haya podido ayudar a entender mejor en que consiste el trastorno de ansiedad generalizada y que es recomendable hacer si crees que tu o alguna persona a tu alrededor está atravesando por este problema.

Si después de leer la entrada crees que necesitas ayuda para gestionar y rebajar tu ansiedad no dudes en pedir ayuda profesional y comenzar un proceso de psicoterapia que te ayude a recuperar tu equilibrio emocional.

Y en el caso de que quieras que seamos nosotros quienes te acompañemos en tu proceso de psicoterapia online, puedes solicitar tu consulta inicial gratuita de la forma que te sea más cómoda:

Rellenando nuestro formulario de contacto.

Llamando o escribiéndonos a nuestro número de teléfono 622377041 / 919407802.

Trabajamos contigo para que puedas superar tu malestar y recuperar tu equilibrio emocional.

Oasis. Tu espacio de psicología online